Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Contraloría social y la eficacia de la administración pública

Autor: 
DEP
Fecha: 
Lun, 01/07/2019

La contraloría social y la rendición de cuentas son mecanismos que fortalecen la democracia representativa. Estas herramientas permiten que la ciudadanía tome un rol activo en la auditoría de quienes tienen a su cargo la administración pública, cuestionando y exigiendo el cumplimiento de compromisos. Además, impulsan un involucramiento ciudadano en la cosa pública mediante un control sobre los partidos políticos y los gobernantes de turno. Los ejercicios de rendición de cuentas son un primer paso para propiciar el contacto de la población con las autoridades. Sin embargo, más allá de ser meros actos de presentación de resultados, deberían ser espacios de intercambio en donde se tenga la oportunidad de cuestionar el rumbo de la administración, ya sea a nivel nacional o local, y puedan ejercer una fiscalización sobre asuntos de interés público. La contraloría social permite no solo verificar la actuación del Gobierno, también abre un espacio para reclamar el uso correcto de los recursos públicos. El monitoreo y la evaluación de las promesas de campaña se vuelve sumamente importante en términos de la eficacia de la gestión. La prestación eficiente de servicios y la ejecución de políticas públicas consensuadas y basadas en evidencia, deriva en un gobierno estable y con un apoyo legítimo de la población. Por tanto, el respaldo del electorado a determinado proyecto político se alimenta de un seguimiento continuo sobre el cumplimiento o no de la oferta electoral plasmada en el principal instrumento de control ciudadano, el plan de gobierno. 

AdjuntoTamaño
Contraloría social y la eficacia.pdf119.36 KB