Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

Fusades presenta propuestas sobre instituciones sólidas y seguridad ciudadana

hew

 

Este día se realizó el segundo evento de cuatro programados, del novedoso proyecto liderado por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social, FUSADES, denominado: “Progresando en el nuevo milenio, elementos para un plan de desarrollo”, en esta ocasión se presentaron propuestas bajo el título: Institucionalidad con resultados, el cual integra los subtemas: instituciones sólidas y seguridad ciudadana.

En este evento, se reflexionó en las mesas temáticas sobre la importancia de las instituciones sólidas al servicio del ciudadano, que garanticen que exista un sistema de pesos y contrapesos, con profesionales capacitados para los retos del siglo XXI. Donde exista una cultura de legalidad y una clara independencia de poderes, incluyendo aquellas que ejercen funciones de control. Asimismo, en este segundo evento se propone fomentar la transparencia; combatir la impunidad y la corrupción y una cultura donde la administración pública esté más cerca del ciudadano.

También, se incluyó el tema del funcionamiento a futuro del TSE y se presentaron propuestas para que se mejore la trasparencia en las elecciones, la calidad de la representación ciudadana y exista una pronta justicia electoral.   

En el área de Seguridad ciudadana, siendo este uno de los temas de principal preocupación en el país, se presentaron propuestas que mejoren la débil institucionalidad existente y fortalezcan las acciones de prevención ya que de ello depende la efectividad de las Políticas Públicas para controlar este flagelo. 

Instituciones sólidas:

 En un país democrático, es necesario que las instituciones del Estado se enfoquen en las personas y que todo su quehacer gire alrededor de ellas. Para lograr esto es necesario trabajar es la conservación y fortalecimiento de los mecanismos de control para evitar abusos de poder y viabilizar el respeto de los derechos fundamentales. En este sentido, es indispensable el fortalecimiento de las instituciones de control. 

Asimismo, se requiere vigilar los procesos de elección de segundo grado de funcionarios para mejorar la transparencia, para que los mismos se orienten a lograr la idoneidad y mérito para el cargo.  

Es necesario fortalecer la justicia constitucional con una nueva Ley de Procedimientos Constitucionales que venga a modernizar y fortalecer la justicia constitucional en el país. Asimismo, se requiere que se norme el funcionamiento de la Sala de lo Constitucional. 

Es fundamental mejorar los mecanismos de participación ciudadana en la Asamblea Legislativa, tanto para presentar peticiones para creación de normas, como en cuanto a la participación de sectores interesados en todas las comisiones legislativas.  

Es necesario contar con justicia de calidad, y para ello se requiere de profesionales del derecho capacitados para los retos del siglo XXI. Además, se requieren jueces con mejor preparación académica y profesional, sometidos a controles de ingreso y permanencia en la carrera judicial más estrictos.  

En materia de transparencia, el país enfrenta un reto importante, ya que existen altos niveles de percepción de corrupción, una débil institucionalidad por su falta de coordinación, independencia y baja efectividad, lo que lleva altos niveles de impunidad. Para responder a estos y otros desafíos es necesario que la transparencia y la rendición de cuentas se vuelvan ejes transversales en el Estado e instaurarse una visión sistémica en la lucha contra la corrupción para lo cual se propone: 1) Coordinar a las instituciones y fortalecerlas con reformas legales y constitucionales para la promoción de la integridad, fortalecer el derecho de acceso a la información pública y la lucha contra la corrupción; 2) Establecer controles efectivos de los fondos públicos instaurando una nueva institucionalidad que sustituya a la Corte de Cuentas de la República, separando la función fiscalizadora de la jurisdiccional  y  establecer mecanismos para prevenir y manejar los conflictos de intereses, y 3) Adoptar los principios de “gobierno abierto” en todas la instituciones públicas.  

Asimismo, es necesario contar con un Estado eficiente al servicio del ciudadano, para ello se requiere de una política pública integral que, por una parte, cree las condiciones adecuadas que permitan al ciudadano acercarse a la Administración Pública y, por otra parte, fomente una cultura de mejora regulatoria que conlleve análisis costo- beneficio de las leyes, armonización de marcos legales,  simplificación de trámites, reducción de costos y optimización de tiempos de atención y de respuesta al ciudadano. Adicionalmente se requiere un marco legal moderno que respondan a las nuevas tendencias internacionales de cómo hacer negocios ante los desafíos de la cuarta revolución.  

Si bien las leyes y las instituciones son importantes, se requiere de un tercer elemento que es fundamental, y es contar con servidores públicos con ética e integridad, comprometidos con la ciudadanía, con aptitudes y competencias adecuadas y una visión a largo plazo en la implementación de políticas públicas. Se necesitan funcionarios públicos dispuestos a emplear prácticas que aporten nuevas habilidades técnicas a las instituciones públicas. 

Finalmente, es necesario complementar el aspecto institucional y legal con una dimensión de cultura de legalidad, incorporando la educación cívica y de paz como parte del currículo nacional en las escuelas y que la sociedad civil promueva programas de formación ciudadana que permita que los salvadoreños sean parte de la construcción y defensa diaria del respeto al Estado de derecho en el país. 

Seguridad ciudadana

La prevalencia de elevados niveles de criminalidad y violencia social conlleva costos humanos, económicos y políticos que restringen el desarrollo económico y social de El Salvador. El abordaje de los fenómenos del crimen y la violencia no se limita a la reducción de los hechos delictivos, más bien deben considerar estrategias diferenciadas para la atención multinivel de diversas problemáticas, en este sentido se consideran dos ejes fundamentales para la implementación de acciones de reforma institucional: la creación de capacidades en las instituciones de seguridad y justicia y las estrategias de prevención social de la violencia.

Los elementos para la reforma en materia institucional consideran tres líneas de acción: 

1.Generación de capacidades en las instituciones de seguridad y justicia permitirá fortalecer el entramado institucional proveer servicios de calidad, apegados al Estado de derecho

2. Diseño e implementación de políticas públicas integrales y articuladas amplifica el alcance e impacto de los resultados, al atender de manera simultánea diferentes factores de riesgo que incentivan la violencia y el cometimiento de hechos delictivos

3. Creación de un sistema nacional de estadísticas que permita el levantamiento, publicación y análisis de información para la elaboración de políticas basadas en evidencia que mejoren la asignación de recursos y la efectividad de las intervenciones.

En cuanto a las líneas de acción para la prevención social de la violencia se consideran tres dimensiones:

1. Cuidado y desarrollo de la niñez y juventud a través del fortalecimiento del rol protector de la escuela, a fin de que esta contribuya al desarrollo de las personas y el fortalecimiento de la cohesión social; ampliar las oportunidades de empleo para jóvenes, y lograr familias integradas y presentes.

2. Gestión municipal y disuasión del delito para garantizar la eficacia en la función policial y fomentar la acción ciudadana para la seguridad de la comunidad, a fin de promover el trabajo en redes para fortalecer el tejido social.

3. Reinventar los espacios públicos como el corazón de las comunidades para integrar a la sociedad y mejorar la calidad de vida de las personas desde el territorio

Resumen del proyecto:

El contexto actual de El Salvador es complicado para alcanzar el desarrollo de su gente, no se han logrado los niveles de crecimiento PIB necesarios, hemos reducido apoyo a la institucionalidad democrática, los problemas de seguridad y certidumbre jurídica son evidentes y aun teniendo ciertas ventajas competitivas, estas no se han aprovechado en los últimos años.  

A la problemática interna, se le suma el cambio vertiginoso del mundo, la tecnología que se va posicionando en diferentes áreas claves, pero no basta con entenderlo, es necesario hacer cambios de visión de país para poder insertarnos en las cadenas de valor, lo cual generaría bienestar a todos los salvadoreños.

En base a esto, FUSADES, lanza el proyecto “Progresando en el Nuevo Milenio, elementos para un plan de desarrollo”, esfuerzo encaminado a proponer soluciones concretas en temas específicos que podrían aprovechar los próximos 4 gobiernos ejecutivos e implementarlos con objetivo de nación, para alcanzar un desarrollo que nos permita despegar. 

Para construir el documento y recomendaciones finales del proyecto , FUSADES implementa una metodología novedosa, con mesas de discusión y el resumen temático y de acciones a futuro, tanto de investigaciones propias como de otros tanques de pensamiento nacionales a fin de incluir todo el acumulado de análisis y propuestas sobre 8 temas centrales para el desarrollo, que serán abordados en varias eventos hasta culminar en noviembre próximo y así presentar el extracto final a la sociedad y tomadores de decisión, incluyendo los candidatos a la presidencia de la República para el período 2019-2024. 

El recién pasado 13 de julio se desarrolló el primer componente denominado: Creciendo en un mundo complejo, en el cual se realizaron las dos primeras mesas temáticas: Integración con el mundo y alianzas y Creación  de crecimiento con oportunidades.

1: Presentación: Progresando en el nuevo milenio, elementos para un plan de desarrollo: Instituciones Sólidas 

2: Presentación: Progresando en el nuevo milenio, elementos para un plan de desarrollo Seguridad Ciudadana 

 

Share