Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

La economía continúa perdiendo velocidad al principio de 2019

Autor: 
DEC
Fecha: 
Jue, 06/20/2019

La combinación de una economía global que se desacelera, más un entorno de incertidumbre interna por el periodo electoral han provocado una pérdida mayor de velocidad del crecimiento de El Salvador en el primer semestre de 2019, lo que se traduce en menores oportunidades de empleo formal.

La más reciente publicación del Banco Mundial de junio, sigue confirmando lo que otros organismos (FMI, OECD) vienen advirtiendo meses atrás, que la economía mundial reporta escaso crecimiento bajo crecientes tensiones. Los riesgos de menor desempeño se deben a las mayores disputas comerciales entre las principales economías del mundo, nuevas perturbaciones financieras en las economías en desarrollo, el brexit, y un mayor desaceleramiento del esperado en el comercio mundial.

Este fenómeno se ha transmitido al país a través de las exportaciones, las cuales de enero a abril se han contraído en -3.5%, comparado con igual periodo del año previo; los productos industriales cayeron -4.8%, maquila -0.3%, y el agropecuario aumentó en 5.5%. Por otra parte, el flujo de remesas se ha desacelerado a 3.9% a abril, mientras hace un año atrás se expandía en 9.2%. 

La actividad económica, medida a través del Indicador Trimestral de Ventas de FUSADES cayó a -7 en el primer trimestre de 2019, inferior al 16.5 de hace un año; por su parte, datos más recientes del Indicador de Ventas Mensual a mayo cayó a -12.5. Los resultados negativos se pueden observar en los cuatro sectores entrevistados, lo cual indica que la demanda externa e interna ha disminuido. La proyección del PIB para el presente año era 2.4% para el BCR y 2.3% para el FMI, es probable que exista un ajuste a la baja. 

El bajo crecimiento de los últimos años, afectó la creación de oportunidades laborales formales. De acuerdo con las estadísticas del ISSS, durante el periodo de 2014 a 2018 únicamente se crearon 49,972 plazas formales, lo cual ni siquiera cubrió los 55,000 trabajadores que ingresan a la fuerza laboral cada año. Se estima que 227,000 salvadoreños, al no encontrar una oportunidad formal, se fueron a la informalidad.

Un nuevo gobierno entró en junio de 2019, las expectativas son altas para un giro en las políticas públicas para que sean eficaces, transparentes e inclusivas; las cuales deberán enfocarse en metas claras, como crear los 55,000 empleos formales que los salvadoreños necesitan cada año. Esto será factible, si mejora el clima de negocios e inversión, para construir una economía que aproveche la cuarta revolución industrial.  

Editorial publicado en la revista El Economista, edición junio – julio 2019, www.eleconomista.net

Share

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.